Una tecnología comprobada de evidencia de adulteración para recipientes rígidos es el sellado por inducción. Este método utiliza un sello laminado de varias capas dentro de la tapa del recipiente.