La industria se enfrenta al desafío de crear un envase que sea seguro y a prueba de manipulación, pero que también sea fácil de abrir para los consumidores mayores y aquellos que sufren limitaciones de movilidad o destreza.