Aunque la prevención de fugas suele ser el principal motor del sellado por inducción para los productos de automoción, la tecnología ha pasado a ofrecer otras ventajas importantes para los proveedores y los minoristas.